viernes, 28 de octubre de 2016

Poema para argonautas

                                "ARGONAUTA" (MARÍA SANZ)
Intrépido muchacho
aquél… Buscó mi templo
entre cientos de islas
para verme de cerca,
por saber si era cierto que yo estaba
desnuda entre unas míticas columnas
cuyo blancor se alzaba sobre el índigo
sereno de las olas.
Bello muchacho aquél… Rozó mis piernas
que ardían con el sol, tentó mi talle
ceñido por la brisa, y en mis manos
sus dorados cabellos se prendieron.
Dulce muchacho aquél… Llegó a dormirse
junto a mi pedestal, mas con el alba
-siempre hay un alba-, regresó a su nave.
Nunca se han explicado los arqueólogos
estas huellas extrañas
en mi cuerpo de mármol.

sábado, 22 de octubre de 2016

De Sirenas: ¡ven al fondo, ven al agua!

Extraordianaria canción del asturiano Victor Manuel con el mito de las sirenas de por medio:

Ay sirena de la mar
si mi redes te alcanzaran dejarías el coral
y vendrías a mi casa.
Sabes bien que allí nos faltan las espumas y las algas,
si tú quieres lo intentamos...
¡El amor mueve montañas!  

De esta forma le cantaba, trajinando por la barca,
como cada anochecida, no muy lejos de la playa,
a la luz de dos candiles, esperando la del alba,
parpadeaban las estrellas y la mar velaba en calma.

Tan hermosa madrugada nunca nadie disfrutara,
con el sol apareciendo y la luna en las espaldas,
y en la proa de su barca la que tanto deseaba,
¡cuanto brillo en su mirada, relucían sus escamas!

¡Ven al fondo,ven al agua, que allá tengo nuestra casa,
si en la tierra soy extraña, tú en la mar no extrañas nada!

Una barca a la deriva llegó al puerto una mañana,
y la brisa repetía: ¡ven al fondo, ven al agua!
y la brisa repetía: ¡ven al fondo, ven al agua!
y la brisa repetía: ¡ven al fondo, ven al agua!