sábado, 19 de octubre de 2013

Canciones para bailar sobre tu tumba

Te degollaré con un disco afilado 
de los Rolling Stones, o de los Shadows 
te tragarás la colección de cassettes 
de las Shangri-Las o de las Ronettes .
(Y BAILARÉ SOBRE TU TUMBA - SINIESTRO TOTAL)












jueves, 3 de octubre de 2013

POR EL NOROESTE DE GUADALAJARA

   Puede uno recorrer 120 km., de ida, por carreteras del noroeste de Guadalajara y no cruzarse más que con cuatro vehículos en un día no festivo, miento por que cruzarme fue solo con uno, los otros tres me adelantaron parado, contemplando el paisaje. El recorrido puede empezar entrando en la provincia de Guadalajara desde la de Madrid al poco de dejar Patones con destino a Valdepeñas de la Sierra por el puente donde a pocos metros se unen las aguas del Lozoya y el Jarama, ríos de frontera de las dos provincias en estos tramos.
   El territorio que conocía hasta Valverde de los Arroyos es espectacular, tomando el desvío hacia Valdesotos y la Presa del Vado, este verano un incendió quemó parte de el y ahora parece un paisaje volcánico, todo negro, menos mal que el fuego no llegó hasta las ruinas del monasterio de Bonaval en Retiendas que vistas desde la carretera impresionan por su soledad en medio de este valle del Jarama. Poco más adelante se llega a la Presa de El Vado con, para mi, sus mejores vistas llegando por esta dirección. Son tantos los sitios donde parar, Tamajón, su Ciudad Encantada, tantos los cruces que te llaman hacia otros lugares como los pueblos de la arquitectura negra, Majaelrayo, Campillo de Ranas, pero decido continuar hacia el otro lado del Ocejón a Valverde de los Arroyos pues son muchas las rutas que por aquí pueden entretenerte el día entero.


   Valverde de los Arroyos también pertenece a la zona de la Arquitectura Negra, llamada así por su construcción que emplea pizarras de la zona de tonos muy oscuros, aquí hago mi primera parada para comer algo y admirarla de nuevo tan bien conservada que da gusto verla, el Ocejón, a veces amenazante a sus espaldas, las chorreras de Despeñaelagua, su pequeña iglesia a la que en el s. XVIII un vecino puso unos reales para construirla un pequeño atrio en su entrada y que las bestias de carga no se arrimasen a su puerta lo que enfureció a los demás vecinos pues para su gusto y disfrute empequeñecían la plaza, ya de por si de escasas dimensiones, montaron pleito que llegó a Madrid pero toparon con la iglesia y el atrio se construyó.
   Parto de Valverde hacia terrenos desconocidos y un corzo se cruza en mi camino como alma que lleva el diablo con lo que decido ponerle de nombre la Ruta del Lobo, hace algunos años cruzó el Duero y anda reconquistando, como los cristianos antaño, estas tierras poco habitados y llenas de ganado para sentirse el rey. Decido llegar a Galve del Sorbe donde sus ganaderos ya han sufrido varios ataques de mi amigo el lobo, no sé lo que me considerara el bicho pero yo soy del tiempo de Fauna Ibérica del gran Félix Rodriguez de la Fuente. Medidas de protección seguro que tomaran para que no salgan demasiado perjudicados los ganaderos pero es difícil sobrellevar el asunto´siendo alguno de ellos.


    Si ancha es Castilla larga es Guadalajara si quieres visitarla, y solo hablo de su noroeste, más de un día y de dos puedes echar en admirarla. Galve del Sorbe, ya casi en sus límetes con Segovia y Soria, guarda para el viajero un pequeño castillo. El nombre de Galve le viene de un general árabe en tiempos de Abderramán III, Galvi ben Amril. Me acerco a la vecina Cantalojas, puerta ya del Parque Nacional del Hayedo de Tejera Negra desde donde decido volver y hacerlo por algún sitio no conocido y claro carreteras secundarias de mi gusto no me van a faltar para elegir.


   En Condemios de Arriba tomo un cruce hacia Arroyo de las Fraguas, pequeño pueblo que en tiempos remotos contó con alguna mina de oro y en más recientes del s. XIX de plata, cuando la fiebre de Hiendelaencina. Salgo por la carretera que me bajará hasta la conocida Cogolludo, ya de vuelta, y de repente en la altura un mar de copas de pinos a mis pies que en días de viento debe ser alucinante contemplarlo.